Ese instante que nos insinúa sin decir, es risa y es llanto, nos transporta sin movernos, nos eleva y nos golpea contra el suelo, nos enmudece y nos hace gritar, nos salva y nos condena, nos miente y nos dice casi toda la verdad, nos destruye y nos crea de nuevo, nos ama y nos odia, nos hace eternos porque eterno es y se nos va de las manos como un suspiro.
Hago fotos para construir mi memoria, como un medio de expresión y una búsqueda constante.
Back to Top